Mié. May 25th, 2022

El tabasqueño adujo que la propuesta de reforma electoral se centrará en federalizar la organización de todos los procesos electorales

Además de elegir con voto directo a los consejeros electorales y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), la propuesta de reforma constitucional que enviará el presidente Andrés Manuel López Obrador a la Cámara de Diputados contemplará desaparecer los diputados plurinominales, para que todos sean electos mediante votación popular y reducir a la mitad el presupuesto del Instituto Nacional Electoral (INE) y de los partidos políticos.

Esta mañana en su comparecencia ante los medios en Palacio Nacional, el tabasqueño adujo que la propuesta de reforma electoral se centrará en federalizar la organización de todos los procesos electorales:

“Vamos a analizar el que se federalice el proceso electoral, el que sea un órgano federalizado el que organiza las elecciones. Porque se tienen los órganos federales y también órganos estatales, hay duplicidad, podría hacerse una reforma constitucional (para) un solo órgano federalizado”.

Adujo la necesaria reducción del presupuesto del INE de 20 mil millones de pesos a 10 mil millones: “Nos vamos ahorrar la mitad”.

La temática de una buena parte de sus respuestas se fundó en la política electoral, que se enmarca -dijo- en una confrontación política porque se está llevando a cabo una transformación.

“Estamos enfrentando a un régimen que predominó sobre todo en lo que nosotros llamamos el periodo neoliberal, 36 años, un régimen de corrupción sin duda, injusticias, privilegios. Llevaron al país a una decadencia, a un proceso de degradación progresivo, no sólo crisis económica o saqueo, sino pérdida de valores culturales, morales, espirituales. Entonces eso no es fácil de enfrentar, no sólo por los intereses económicos que sienten, han perdido privilegios, o el privilegio de mandar.”

Ahora su crítica se enfocó en el conservadurismo de los habitantes de la alcaldía Benito Juárez en la Ciudad de México, pues en “las Lomas viven gentes con más dinero que los que viven en la Benito Juárez, pero ideológicamente en la Benito Juárez hay más pensamiento conservador.

“El primer lugar en votación en la elección interna intermedia, para diputados federales hubo un candidato del bloque conservador en Benito Juárez, creo que ganó con el 76 por ciento de los votos. Y para que podamos comparar con la esposa de Felipe Calderón, la señora Margarita (Zavala), que fue candidata en las Lomas, sacó también un porcentaje amplio y ganó, pero con 56 por ciento, siendo más conocida más famosa que el que ganó el bloque conservador en Benito Juárez, que no tengo el gusto de conocerlo, no recuerdo su nombre.”

López Obrador amplió su oposición al pensamiento conservador “que siempre ha existido, y que no necesariamente está vinculado a la oligarquía, hay sectores de clase media que defienden al régimen de corrupción, que justifican todo, todo esto mismo pasa con la academia con investigadores, con intelectuales con periodistas. Durante mucho tiempo 36 años impusieron o reafirmaron, un pensamiento dominante muy conservador, racista, de lo peor, entonces tenemos que enfrentar eso.

“Es necesario crear una nueva corriente de pensamiento, en donde en vez del individualismo, seamos cada vez más fraternos, y que el amor al prójimo, le demos la mano al que se quedó atrás y caminemos todos juntos, que no estemos pensando en los bienes materiales, en el dinero, la fama, los títulos. La verdadera felicidad es estar bien con uno mismo, con nuestra conciencia, con el próximo.”

Y de ahí pasó a cómo el conservadurismo se apropió de los órganos electorales, “con la idea de qué éstos y las instituciones tienen que estar en manos de gente de élite, ya sea de la academia o de la política.

“Es el desprecio en el pueblo y siempre hemos hablado de que la política era asunto de los políticos, de los de arriba y el pueblo no contaba, y era una formalidad decir qué buscamos la democracia, cuando la democracia es el poder del pueblo, cuando en una democracia el soberano, el que manda, es el pueblo. Todo esto era nada más formal. Entonces, que participemos todos, cuentan lo mismo el voto de un campesino, de un obrero, de un trabajador, que el voto de un banquero, de un potentado, de un científico, de un intelectual, que dicho sea de paso no porque sean intelectuales, gente brillante completamente reaccionaria, fascista, son cosas distintas.”

Con información de medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *