Jue. Jul 7th, 2022

A las tres feministas detenidas en la sede de la CNDH se les dictó prisión preventiva por los delitos de robo agravado y daño a la propiedad en pandilla

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) informó que a las tres feministas detenidas en la sede de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México se les dictó prisión preventiva por su probable participación en los delitos de robo agravado y daño a la propiedad en pandilla.

En un comunicado, la Fiscalía capitalina dijo que la aprehensión, ocurrida en reclusión, se dio por los hechos registrados el 13 de abril frente al edificio de la CNDH, tomado por activistas desde septiembre de 2020, donde presuntamente agredieron a una mujer a bordo de un automóvil.

En la nota se relató que en la audiencia inicial, el juez dio por cumplimentados los mandamientos judiciales, por lo que el agente del Ministerio Público “formuló las imputaciones correspondientes”.

A su vez, la defensa solicitó la duplicidad del término constitucional para resolver su situación jurídica de sus defendidas, la cual les fue otorgada, por lo que el juez de control fijó el próximo 25 de abril para dar continuidad a la audiencia.

La Fiscalía capitalina indicó que a las tres mujeres mencionadas en el comunicado “se les presume inocentes y serán tratadas como tales en todas las etapas del procedimiento, mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia”.

El inmueble recuperado el pasado 15 de abril estuvo ocupado durante 19 meses por un grupo de feministas que tomaron el edificio el 4 de septiembre de 2020 como un reclamo de justicia para los múltiples casos de feminicidio en un país donde asesinan a más de 10 mujeres al día.

Ello en denuncia de la aparente inacción del Gobierno ante la violencia contra la mujer en México, donde la impunidad en la mayoría de delitos supera el 95 por ciento de los casos.

Entonces se estableció la llamada Okupa Cuba, un espacio por el que pasaron víctimas de abusos, familiares de mujeres desaparecidas y madres de víctimas de feminicidio, así como activistas que organizaron eventos feministas de todo tipo y establecieron su hogar en este céntrico edificio.

Pero el pasado viernes varios centenares de policías entraron en el lugar y sacaron a las pocas mujeres que todavía residían allí y detuvieron a tres de ellas, que fueron puestas a disposición judicial.

El pasado lunes un juez ordenó juicio por delitos contra la salud en su modalidad de narcomenudeo (tráfico a pequeña escala) contra ellas, que se encuentran en un penal de la capital donde permanecerán los 30 días que se fijaron para el cierre de la investigación complementaria.

Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *