Vie. May 20th, 2022

La politóloga reiteró que si el sólo hecho de acudir a una embajada era motivo suficiente para considerarla “espía”, entonces Andrés Manuel también debería ser considerado un informante

Denise Dresser respondió a las acusaciones que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) realizó en su contra, en las cuales aseguró que la académica fungió como “informante” para el gobierno de Estados Unidos.

Fue durante la conferencia de prensa matutina de este 22 de febrero cuando el mandatario recordó las filtraciones realizadas por WiliLeaks que señalaban las visitas realizadas por Dresser a la embajada de Estados Unidos para, presuntamente, aportar información interna del país.

“Son los cables de la información secreta y ahí en esos cables que tienen que ver con México aparecía que la señora Denise Dresser iba a la embajada de Estados Unidos a informar”, señaló López Obrador.

Asimismo, comentó que no le sorprendería que la también escritora y columnista continúe con su postura contra la Cuarta Transformación (4T), mucho menos que se dé a conocer su pertenencia al grupo opositor liderado por Claudio X. González y María Amparo Casar.

Finalmente, lamentó que el gobierno estadounidense siga con estas prácticas. Además, expresó su molestia con algunos periodistas que no han mostrado su respaldo a esta organización mediática “porque en sentido estricto no son periodistas y no enfrentan al poder opresor”.

Debido a estos señalamientos, Denise Dresser afirmó que las declaraciones fueron “calumnias”, por lo que publicaría una carta pública para refutar las aseveraciones. El documento fue compartido casi 12 horas después desde sus redes sociales.

En esta misiva de dos cuartillas, la profesora del ITAM recordó que no es la primera vez que López Obrador asegura que es una informante del gobierno de Estados Unidos, así que decidió explicar la visita realizada a la embajada que quedó publicada en WikiLeaks el 16 de junio de 2006.

De acuerdo con Dresser, quien destacó que varios integrantes de la 4T también aparecen en este tipo de cables, mencionó que en su visita a estas instalaciones, la cual se dio por una invitación para hablar sobre las elecciones federales de aquel año, sólo aportó información “conocida, publicada y pública”, como lo hizo en otras embajadas.

“Transmitir información sobre eventos en los que se analizan temas de interés es parte de las tareas diplomáticas, y las embajadas de México en el extranjero también lo hacen”, detalló Dresser.

Agregó que, bajo la lógica presidencial, el tabasqueño también debería ser considerado un informante, pues el 31 de enero del 2006 también visitó la embajada de EU, según otro cable publicado por WikiLeaks que fue enviado por el embajador Antonio Garza.

Este documento señaló que el entonces candidato presidencial “buscó centrar el trabajo preparatorio para solicitar asistencia en caso de ganar”. Además, reveló que mostró su interés por apoyarse en los militares, situación que contradice sus actuales dichos en contra de la militarización del país.

“Le dijo al Embajador que quería seguir reuniéndose con funcionarios de Estados Unidos para discutir áreas de colaboración y apoyo necesarios para lograr sus objetivos”, afirmó, al tiempo que señaló el supuesto error cometido por López Obrador: revelar sus planes que, hasta ese momento, no había compartido de manera pública.

Lo que le dijo al embajador estadounidense, dijo, fue totalmente diferente a lo que le mencionaba al electorado, pero lo cumplió 12 años después, cuando llegó a Palacio Nacional como presidente de la República.

Finalmente, la politóloga reiteró que si el sólo hecho de acudir a una embajada era motivo suficiente para considerarla “espía”, entonces Andrés Manuel también debería ser considerado un informante“En mi caso no aplica. En el suyo quizás él querría explicar por qué dijo lo que dijo, y a quién se lo dijo”, sentenció.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *