Jue. Dic 2nd, 2021

Integrantes de la caravana migrantes y miembros de la Guardia Nacional sostuvieron un enfrentamiento en Chiapas, entre Pijijiapan y Tonalá

La caravana migrante que viaja por Chiapas chocó con la Guardia Nacional y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), dejando varios heridos y arrestados.

El enfrentamiento se produjo a las 8:00 h local en el tramo carretero que une a las poblaciones de Pijijiapan y Tonalá cuando arribaron vehículos tanto del INM como de la Guardia Nacional.

En la carretera, los agentes federales se bajaron para implementar el operativo para contener a este grupo de alrededor de cuatro mil extranjeros, quienes en un primer momento corrieron al ver que, entre los funcionarios, había también un equipo antimotín.

Posteriormente, los migrantes, al ver el avance de estos grupos de choque, empezaron a lanzar piedras a las fuerzas de seguridad.

Durante unos 10 minutos, unos 50 migrantes tiraron piedras y palos a la Guardia Nacional.

El contingente de uniformados se vio superado y dejaron el enfrentamiento.

Los elementos de la Guardia Nacional subieron a sus vehículos con muchas dificultades pues fueron alcanzados con palos y piedras.

Alrededor de las 8:20 h local  terminó el enfrentamiento.

La propia GN reportó que cinco de sus elementos, cuatro hombres y una mujer, resultaron con lesiones de consideración en distintas partes del cuerpo, a quienes ya se les proporciona la atención hospitalaria requerida.

La institución dejó en claro que sus elementos “en ningún momento respondieron a la agresión”.

Tras este operativo, la caravana de migrantes -cuyo fin es arribar a la Ciudad de México para regularizar su estancia- intentó reagruparse y proseguir su camino, temiendo además un nuevo operativo porque en el primer choque hubo al menos una treintena de detenciones, según denunciaron.

La caravana avanza en medio del dolor que ha ocasionado la muerte por disparos de la Guardia Nacional de un migrante cubano, quien viajaba en un vehículo junto con otras personas, el pasado fin de semana.

Un hecho que el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ya ha condenado.

Este grupo -que lleva más de diez días de camino- se puso en marcha luego de que en los primeros días de septiembre las autoridades mexicanas frustraran el avance de cuatro caravanas de migrantes que partieron precisamente desde Tapachula, municipio de Chiapas fronterizo con Guatemala.

Entonces, varias agencias de la ONU y ONG criticaron el uso de la fuerza en los operativos para desintegrar dichas caravanas.

Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *