Mar. Dic 7th, 2021

Gobernadores actuales y liderazgos panistas le refutaron al dirigente nacional los pronósticos derrotistas recientes

El Partido Acción Nacional (PAN), principal fuerza opositora del país, vive una rebelión interna en la que gobernadores y líderes han criticado a su dirigente nacional, Marko Cortés, por anticipar derrotas electorales en cinco de seis gubernaturas para 2022 y, presuntamente, en la elección presidencial de 2024.

Dos de los tres panistas que buscaban competirle la dirigencia nacional al propio Marko Cortés, Francisco Domínguez, exgobernador de Querétaro, y el exaspirante a la gubernatura de Tabasco Gerardo Priego, así como el exlíder nacional del PAN Gustavo Madero exigieron su renuncia.

En este contexto, gobernadores y liderazgos del PAN refutaron los pronósticos derrotistas de su líder y le exigieron dar a conocer el plan y la estrategia electoral que está siguiendo para que sus palabras no se conviertan en realidad. Dijeron que con sus declaraciones daña al partido e incluso lo pone de rodillas frente al gobierno de López Obrador.

Adriana Dávila, aspirante a la presidencia panista, opinó que Cortés no debe dimitir, porque esa sería la salida más fácil después de sus declaraciones derrotistas y, más bien, debe asumir su responsabilidad y no culpar a los demás de la obligación que él asumió al reelegirse.

Santiago Creel, vicepresidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y presidente de la Comisión Política Nacional del PAN, dijo que por la votación de las elecciones federal y locales pasadas “hay tiro” y “empate técnico” entre las coaliciones de Morena y la oposición para 2024.

El exdiputado federal Gerardo Priego aseguró que Marko Cortés no tiene el perfil para encabezar a un grupo que tiene que enderezar el futuro del país, y se necesitan cambiar las reglas del partido para evitar que perfiles “muy pequeños lleguen a la dirigencia. Perdimos 13 de 15 gubernaturas este año. Ahora, descubrir que él está pensando que vamos a perder todas las elecciones el año que entra, con la agravante de que se está peleando con el gobernador de Aguascalientes… el capitán de un barco no se puede pelear”, aseveró.

“Marko no tiene el perfil para ir a una guerra, esa pseudodiplomacia que entierra la cabeza no nos sirve para nada rumbo a una guerra que nos está arrastrando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *