Jue. Dic 2nd, 2021

El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, se defendió por primera vez frente a un juez de las acusaciones de haber recibido más de diez millones de dólares en sobornos de las empresas Altos Hornos y Odebrecht

“No cometí delito alguno… No recibí un soborno de Altos Hornos ni de ninguna empresa privada… querer reparar el supuesto daño no significa aceptar ninguna culpa… soy inocente…”

Con esas palabras el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, se defendió por primera vez frente a un juez de las acusaciones de haber recibido más de diez millones de dólares en sobornos de las empresas Altos Hornos y Odebrecht, vertidas en su contra por la Fiscalía General de la República (FGR).

A diferencia de declaraciones previas rendidas ante el Ministerio Público, donde Lozoya no había querido abundar sobre si él se quedó o no con recursos ilegales, en esta ocasión el exdirector insistió en que no se había enriquecido con dinero ilícito y que, si bien recibió pagos de varias compañías, eso fue producto de “asesorías” y otros servicios que les realizó desde la esfera privada.

en el caso específico de Odebrecht, señaló sin entrar en mayores detalles que fue utilizado por otros para cometer hechos de los que no se benefició.

Incluso defendió la legalidad y el potencial beneficio detrás de la compra de la planta Agronitrogenados a Altos Hornos, la cual según diversas auditorías estaba en condiciones de chatarra al momento de ser adquirida con sobreprecio. El exfuncionario dijo, de entrada, que esa fue una compra que autorizaron los consejos administrativos de tres empresas filiales de Pemex.

Añadió que en el año en que se realizó esta inversión la Auditoría Superior de la Federación (ASF) no encontró anomalías en torno al procedimiento ni sobreprecios. Y dijo que firmas certificadoras internacionales, entre ellas White & Case, ratificaron que el valor que tenía el complejo – y que fue pagado por Pemex – era el correcto.

Y Lozoya fue más allá: dijo que se tenía un acuerdo preliminar con la empresa noruega Yara Internacional, una de las compañías de la industria química más grandes del mundo, para comprarle a Pemex el complejo de Agronitrogenados a través de una inversión que alcanzaba los mil millones de dólares. No obstante, culpó a directivos que lo sucedieron en el cargo – como Carlos Treviño y José González Anaya – de no haber aprovechado dicha oportunidad.

“Se recibió esta oferta de la empresa más grande del mundo en este sector. ¿Ustedes pueden creer que hubieran ofrecido eso si fuera un mal negocio? Lamentablemente cuando yo salí (de Pemex) los que me sucedieron en el cargo cancelaron este acuerdo”, aseguró Lozoya.

El exdirector de la compañía estatal justificó, además, que adquirir el complejo de Agronitrogenados fue parte de una estrategia impulsada por la oposición para invertir en la producción de fertilizantes, lo cual fue un acuerdo establecido en el llamado pacto por México. Lozoya justificó que dicha estrategia se basaba en la tesis de que era más barato producir fertilizantes en el país que importarlos.

El dinero era para un tren

Pero… ¿Recibió Emilio Lozoya pagos por 3.4 millones de dólares de la empresa Altos Hornos de México (AHMSA) previo a que asumiera el cargo como director de Pemex? El exfuncionario reconoció ayer ante el juez que sí, pero negó que se tratara de sobornos para favorecer a dicha compañía con contratos como lo sostiene la FGR.

Según Lozoya, dichos pagos fueron resultado de un trabajo de asesoría que por más de dos años le brindó a AHMSA y que tenían por objeto el desarrollo de un proyecto para la construcción de un tren Toluca-México. Proyecto que finalmente no se pudo concretar.

“Hay miles de horas de trabajo invertidas detrás de ese proyecto que si se hubiera concretado hoy ese tren ya estaría concluido. Y no estaría sucediendo lo del actual proyecto” dijo el exfuncionario.

En un tono por momentos irónico, el exfuncionario descalificó las acusaciones de lavado de dinero vertidas en su contra y de AHMSA por los fiscales. Recordó que dicha compañía es una empresa inscrita en el mercado de valores, que cotiza en la bolsa, y cuyas transacciones son por obligación pública.

El exfuncionario insistió en que todas las aportaciones que recibió del sector privado fueron previas a su trabajo como director de Petróleos Mexicanos.

“Con todo respeto y no es una crítica. Pero con todo respeto creo que hay aquí muchas apreciaciones sin sustento”, sostuvo Lozoya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *