Jue. Dic 2nd, 2021

El IMSS argumentó que estos apoyos para las familias tienen la finalidad de “dar continuidad o reconstruir su proyecto de vida, reconociendo su dignidad y sin limitarse únicamente a la reposición de bienes y derechos”

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aprobó una bolsa de 35 millones de pesos para indemnizar a las familias de los pacientes que fallecieron en el Hospital General de Zona Número 5 a causa del desbordamiento del río Tula el pasado 6 de septiembre.

Los fondos serán distribuidos a cada familia de las víctimas tomando en cuenta a cada uno de sus integrantes.

Además de eso, la institución aprobó dar a las familias un apoyo de 10 mil 897 pesos para gastos funerarios, y otorgar una beca de estudios para los hijos de los fallecidos por 4 mil 800 pesos mensuales hasta que cumplan 25 años.

El IMSS también se comprometió a coadyuvar en la investigación de responsabilidades administrativas de funcionarios públicos implicados en la inundación para garantizar a las familias el acceso a la justicia y la verdad.

Estos apoyos y compromisos fueron aprobados por el Consejo Técnico del IMSS y forman parte del “Plan Integral de Atención para los Núcleos Familiares” de las personas fallecidas entre el 6 y el 7 de septiembre en el hospital de Tula.

El plan fue enviado ayer para su revisión a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), previo a su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Para la entrega de los apoyos, el IMSS está considerando a 16 víctimas mortales de la inundación en sus instalaciones de Tula. De ese número, 14 personas murieron por causas directamente relacionadas con el desbordamiento del río, mientras que otras 2 fallecieron poco antes del evento por causas relacionadas con sus padecimientos, según versiones de los médicos que ayudaron en el rescate de pacientes.

El plan considera como “núcleos familiares” a los padres de las personas fallecidas, sus hijos, así como a sus cónyuges y concubinos o concubinas.

Además de los apoyos mencionados, el IMSS prevé brindar a cada familiar atención médica, psicológica y psiquiátrica por el tiempo que sea necesario.

Adicionalmente, cada uno de los familiares recibirá un apoyo único “para subsistencia” de 40 mil pesos, así como un apoyo para traslados equivalente a un mes de salario mínimo general vigente y un apoyo para alimentación y alojamiento por el mismo monto.

El IMSS argumentó que estos apoyos para las familias tienen la finalidad de “dar continuidad o reconstruir su proyecto de vida, reconociendo su dignidad y sin limitarse únicamente a la reposición de bienes y derechos”.

También se busca que se restituya la dignidad de las familias y que haya garantías de no repetición de los hechos, razón por la cual, explicó el IMSS, se colabora con las investigaciones para determinar las responsabilidades de funcionarios públicos en la tragedia.

También, añadió la institución, se hacen las gestiones necesarias para reubicar el hospital de Tula, que, al momento de la inundación, estaba situado en una zona inundable de riesgo y a 100 metros del río.

“El Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada Estatal Hidalgo del IMSS (delegación estatal) colaborará con las autoridades federales, estatales y municipales correspondientes a fin de que se reubique el HGZ 5.

“El IMSS busca reconocer y restablecer la dignidad de los núcleos familiares, a fin de esclarecer los hechos que dieron origen al suceso, por lo que colabora con diversas autoridades para que se determinen las responsabilidades que correspondan y se garantice a los núcleos familiares el acceso a la justicia y a la verdad”, afirma el plan integral de atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *