Mié. May 25th, 2022

La marcha de Ciudad de México por el Día de la Mujer ha sido una de las más nutridas con más de 50 mil personas en las calles de la capital del país

Decenas de miles de mujeres marcharon este martes por las principales ciudades de México para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y exigir seguridad en un país en el que se asesinan a más de 10 mujeres al día en medio de una radicalización del movimiento feminista y numerosas críticas hacia las autoridades.

Pienso que el miedo que sentimos todas se ha convertido en mucha rabia”, dijo a Efe María Andrea Velázquez, quien acudió a la marcha de la Ciudad de México, que reunió a más de 50 mil personas, con un grupo de amigas y familiares.

Consideró que vivir en México es “muy peligroso”, además de “triste y cansado”. Por lo que, dijo, este es un día para visibilizar el papel de las mujeres. “Es el día que damos de qué hablar porque esta lucha es muy importante”, puntualizó.

Las mujeres se manifestaron en la capital con consignas como “Ni una más, ni una más, ni una asesinada más”, “hay que abortar este sistema patriarcal” y “el sistema opresor es un macho violador”.

Aunque hubo varios contingentes, la marcha principal se inició en el Ángel de la Independencia, donde miles de mujeres vestidas con prendas de color mayoritariamente morado -entre ellas activistas, familiares de víctimas de feminicidios y desaparicidas- se congregaron para mostrar su indignación contra el Gobierno mexicano y la falta de políticas adecuadas para lograr una vida libre de violencia.

“Estoy cansada de la violencia. Estoy cansada de no poder salir tranquila a las calles”, dijo a Efe Daniela Oviedo, un reflejo de la ola de indignación que vertebra a miles de mujeres en el país.

También tachó de “fatal” la actitud del Gobierno federal, que ha llegado a considerar que esconde el “conservadurismo”.

“No nos están poniendo atención a lo que verdaderamente queremos. No queremos espacios que nos dejen los hombres. Queremos espacios para las mujeres y queremos seguridad, lo que todas las personas. Ni siquiera es un tema de género”, precisó.

Aseguró que hoy hay mucha “valentía” por parte de las mujeres para exigir sus derechos y consideró “maravilloso” que cada año más y más mujeres salgan a las calles de México a protestar.

El grito de rabia y dolor se extendió por todo el país, pues otros miles de mujeres protestaron en otros municipios y estados del país como en Toluca (Estado de México), Guadalajara (Jalisco), en Orizaba (Veracruz) , Cancún (Quintana Roo) o Monterrey (Nuevo León) entre muchas otras ciudades.

Enfrentamientos

Aunque la protesta fue esencialmente pacífica, durante la marcha se realizaron pintadas y destrozos de mobiliario urbano. Además, desde media tarde un reducido grupo de encapuchadas intentó -hasta el momento sin éxito-, tumbar la valla que rodea el Palacio Nacional, en la que horas antes otro grupo de activistas escribió en letras gigantes: “México feminicida”.

Las autoridades capitalinas habían anticipado una marcha “muy violenta” y, durante la protesta, llegaron a requisar desde martillos a cohetes y mazos. También habían identificado a grupos que llegaron a fabricar cócteles molotov.

Para evitar el destrozo de mobiliario urbano se desplegaron más de 3 mil mujeres policías por todo el centro histórico que, según las autoridades, solo llevaban cascos, escudos, coderas, rodilleras y extintores para repeler los ataques.

En un primer corte, las autoridades capitalinas informaron de 12 personas lesionadas: 9 civiles y 3 policías.

Posteriormente, la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México reportó que 25 personas requirieron atención médica, sin especificar si fue por algún tipo de agresión. “De ellas tres ameritaron traslado a hospitales: la policía herida en el rostro y las dos manifestantes embozadas que tumbaron la estructura de vidrio del metro Hidalgo”, agregó la institución en Twitter.

Como en otras protestas de mujeres, el Zócalo capitalino se convirtió con el paso de las horas en la zona cero de la indignación.

En esta gigantesca plaza, donde se encuentra Palacio Nacional -que es además la residencia oficial del presidente Andrés Manuel López Obrador- un grupo de 50 mujeres encapuchadas atacaron el muro protector, una infraestructura que cada vez que se instala genera polémica por su simbolismo frente a la reivindicación feminista.

Pero fueron repelidas por agentes antidisturbios y elementos de varias instituciones de seguridad, que las rociaron con extintores.

Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *