Jue. Jul 7th, 2022

Las y los jóvenes están convocados a ser parte del relevo generacional que está en marcha y
para ello deben asumir una actitud histórica, con visión de transformación y sentido ético de la
política, así como organizarse como sujetos políticos para crear fuerzas que transformen la
realidad, señaló el diputado Feliciano Castro Meléndrez.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado de Sinaloa dirigió un
mensaje a las 40 diputadas y diputados integrantes del primer “Parlamento Juvenil 7 de Abril”.

En un receso que tuvieron este viernes las y los integrantes del parlamento juvenil, entre un curso
de capacitación y una conferencia sobre la importancia de emprender y transformar desde la
etapa juvenil, el diputado Feliciano Castro entregó un libro que contiene los mensajes de los
coordinadores de grupos parlamentarios y representantes de partidos políticos al inicio de la
actual Legislatura.

Explicó que este libro lleva como título “Todas las fuerzas, todas las voces”, en alusión a la
pluralidad política de la 64 Legislatura, y recomendó a las jóvenes y jóvenes su lectura por
contener los conceptos y compromisos que cada fuerza política asume.

Asimismo, hizo el compromiso de entregarles un lote de ocho libros, todos del autor escuinapense
Dámaso Murúa, cuya obra más conocida es “El Güilo Mentiras”.

“Hace falta leer. Es necesario leer”, les dio a las legisladoras y legisladores juveniles”, y para
promover la lectura dio lectura a un párrafo de un poema del cubano Nicolás Guillen, destinado a
la gente de la calle, a la gente de a pie.

La juventud, añadió, debe caracterizarse justamente por no ser indiferente y por ser portadora de
la solidaridad, del humanismo solidario.

Aclaró que cuando se habla de humanismo solidario es justamente el planteamiento de
preocuparse y luchar por la plena vigencia de los derechos humanos, como son los derechos a la
vida, alimentación, educación y salud.

“Si hacemos política en esta dimensión –afirmó– estaremos trascendiendo ese quehacer
cotidiano que nunca registra la historia”.

Precisamente, puntualizó, “las grandes transformaciones en la historia tienen que ver con la
juventud”

Como ejemplo puso el movimiento juvenil de la época de los 60’s, que en México tuvo su
momento más álgido con la represión de 1968 en la Ciudad de México y que se conoce mejor
como “La Noche de Tlatelolco”.

A nivel local, expuso que ese movimiento de los jóvenes llevó a la fundación de la Universidad de
Occidente (ahora Universidad Autónoma de Occidente) y del Colegio de Bachilleres de Sinaloa
(Cobaes), así como al fortalecimiento de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Quienes participaron en esos movimientos, añadió, son quienes están dirigiendo los destinos del
país y del estado.

Sin embargo, aclaró que esta clase gobernante en su mayoría tiene una edad que oscila entre los
65 y los 75 años, por lo que forzosamente se dará un relevo generacional.

En este punto exhortó a las diputadas y diputados juveniles a trabajar y esforzarse por ser parte
de este relevo generacional.

“México asiste a la instalación de un período histórico muy profundo, donde la forma de la
economía y del estado, están transformándose”.

Sin embargo, les advirtió a las y los presentes, la juventud no es una edad biológica, sino una
categoría social.

Explicó que para alcanzar esa categoría social no basta con ser joven, sino que los jóvenes deben
crecer en la perspectiva metodológica que sugiere el movimiento estudiantil del 68.

Ello implica, puntualizó, reunir cuatro factores: actitud histórica, visión de transformación, sentido
ético de la política y organizarse como sujetos políticos para crear fuerzas para transformare la
realidad.

Aquí nuevamente retomó el tema de la lectura y les insistió a los y las diputadas juveniles a que
lean mucho.

“Cuando los políticos crezcan a través de la lectura, en esa medida van a ser mejores”, les
aseguró

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *